miércoles, 24 de agosto de 2016

Crítica #398: PADRES DE LA PATRIA

La paternidad responsable y democrática   

Explorando las posibilidades para integrar sus dos profesiones, el actor y psicólogo Javier Echevarría viene presentando un tercer unipersonal con su particular estilo reflexivo, luego del singular éxito que obtuvieron Sin pecado original (2012), en donde se propiciaba el abandono de la victimización para tomar las riendas de nuestras propias vidas; y Se busca emprendedor (2014), en donde se fomentaba el seguir la verdadera vocación para encontrar el éxito. Pues bien, en Padres de la Patria, Echevarría acierta ingeniosamente al destacar en el espectador el paralelo existente entre la política y la vida en familia, siendo la democracia el objetivo final para convertirnos en ciudadanos de bien para la sociedad. Se trata pues, de un intachable espectáculo con las mejores intenciones y que no descuida el plano teatral, conjugando toda una serie de formatos para enriquecer la puesta en escena.

Presentada por la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), estrenada en el Teatro Mario Vargas Llosa de San Borja y con la dirección de Armando Machuca (responsable de Forever Young), Padres de la Patria mezcla sin tropiezos stand up comedy, charla motivacional, sketches cómicos y narración oral: inicia Echevarría interpretando al nuevo presidente en medio de un mitin, burlándose así de la clase política en general, pero destacando la analogía existente entre el poder que implica ser un líder político y el de ser un padre de familia. Teniendo entonces el espectador el concepto claro del espectáculo, el actor (interpretando a un bebé) nos muestra los diferentes escenarios en los que un niño puede nacer: en medio de familias tipificadas como autoritarias, permisivas o anárquicas; alternando también con la narración de cuentos (recordando su experiencia de la mano de Francois Vallaeys); para finalizar con una charla interactiva con el público para redondear la puesta.

A destacar el buen desempeño de Echevarría, tanto como actor y como terapista de grupo según lo requerido por la puesta, mostrando carisma y oficio en el escenario. Buen trabajo también del divertido elenco de apoyo, conformado por Mario Soldevilla, Cary Rodriguez Vera, Marina Gutiérrez y Saussure Figueroa, que interpreta a los diversos personajes que aparecen durante el montaje. Padres de la Patria maneja muy bien sus recursos escénicos, siendo pertinente en estos tiempos electorales. Machuca, Echevarría y elenco cuestionan de una manera divertida y reflexiva la justicia, las leyes y las libertades, concluyendo que cada papá y mamá son los verdaderos Padres de la Patria.

Sergio Velarde
24 de agosto de 2016

martes, 23 de agosto de 2016

Evento: I FESTIVAL DE LAS ARTES “ATICO CULTURA VIVA”

Nace por iniciativa de jóvenes atiqueños   

El primer Festival de las Artes “Atico Cultura Viva” nace por iniciativa de jóvenes atiqueños comprometidos con la cultura, arte y educación directores de sus propios grupos culturales: por el teatro la “Agrupación Cultural Misti-K Teatral” dirigida por Kevin Neyra (20 años) y la “Confraternidad Folclórica Ritmo, Fuerza y Tradición” dirigida por Eveldy Zúñiga (27 años); de la unión de estos dos agrupación nace la FRATERNIDAD ARTISTICA AMARTE.

En el primer festival de las Artes se podrán apreciar diversos números artísticos en las cuales los protagonistas son los jóvenes talentos que se rescatan de Atico, muchachos con habilidades para el canto, el baile, la poesía, la actuación; personas con habilidades en la artesanía, la escultura; exposición fotográfica de Atico de antaño, artistas invitados de toda la provincia de Caravelí y de la región Arequipa.

El objetivo de este mega proyecto es que la Fraternidad Artística se consolide como una empresa, como una entidad legalmente constituida dedicada al fomento de la cultura, ya sea en el plano local, provincial, regional y porque no, nacional, llegando así a los niños, jóvenes y adultos de nuestros distritos y ofrecerles una alternativa de entretenimiento sano, que contribuye al desarrollo integral y permitir explorar el lado artístico que llevan oculto por dentro.

El evento se estará llevando a cabo el día 22 de octubre por Aniversario de la localidad de Atico, en el moderno auditorio Bicentenario de Mariano Melgar…(se inauguró el 20 de Septiembre con la Obra Remembranzas en Atico, obra escrita por Kevin Neyra), el evento estará durando aproximadamente 4 horas, presenciando diversas disciplinas artísticas.

ARTISTAS INVITADOS
- Juan Manuel Ochoa – El Jaguar de La Ciudad y los Perros
- Ballet Folclórico de Arequipa
- Lucero Ortega del Carpio – Acarí
- Erika Carrillo Espinoza - Chala 

Reestreno: DÉMETER Y LAS CUATRO ESTACIONES

REGRESA LA VERSIÓN TEATRAL DEL MITO GRIEGO DE CELESTE VIALE Y DIRIGIDA POR ALBERTO ÍSOLA   

Estreno: sábado 27 de agosto a las 4:00 pm

Con una exitosa temporada el año 2015, la Asociación Cultural COLADECOMETA presentará nuevamente, en el Teatro Ricardo Blume, la versión teatral del mito griego DÉMETER Y LAS CUATRO ESTACIONES escrita por Celeste Viale y dirigida por Alberto Isola el día sábado 27 de agosto a las 4:00 pm. La preventa de entradas ya está a la venta en Teleticket hasta el 26 de agosto.

La mitología griega ha ejercido enorme influencia en la literatura, la cultura y el arte de la civilización occidental. De ella surgen dioses que gobiernan los cielos, los mares, las fuerzas de la naturaleza, que habitan el Olimpo al lado de seres mágicos y fantásticos como las ninfas o los elfos que son los encargados de preservar los ríos y los bosques. El fondo de la tierra está reservado para Hades, el Dios del Inframundo. Pero entre todos los dioses del Olimpo, Démeter, es la más querida, porque ella es la Diosa de la agricultura, la que cuida la tierra y la hace florecer. Es el símbolo de la germinación y la vida.

Alberto Isola, director de la puesta en escena ha querido revalorar la importancia que tiene la transmisión de las leyendas y mitos populares en la conservación de la cultura para presentarnos a un grupo de campesinos griegos que toman un escenario para representar, la historia de Démeter y su hija Perséfone. Con música especialmente compuesta por Mateo Chiarella, así como cantos y coreografía, dos Elfos traviesos nos conducirán hasta el Olimpo para acompañar la travesía de Démeter en busca de su hija y revivir así este apasionante mito griego sobre el amor, el florecimiento de la tierra y la creación de las cuatro estaciones.

DÉMETER Y LAS CUATRO ESTACIONES
Funciones: del 27 de agosto al 16 de octubre
Horario: sábados y domingos a las 4:00 pm.
Versión de la obra teatral: Celeste Viale
Dirección: Alberto Isola

LUGAR: Teatro Ricardo Blume
DIRECCIÓN: Huiracocha 2160, Jesús María
Entrada adultos: S/.30.00 nuevos soles
Entrada estudiantes y jubilados: s/.25.00 nuevos soles
Entrada niños menores de 12 años: s/.20.00 nuevos soles
Entradas a la venta en Teleticket y en la boletería una hora antes de la función

PREVENTA hasta el 26 de agosto
Para coordinaciones de prensa comunicarse con:
Kitty Bejarano: 951710071 (RPC)/ (#) 99893-4590 (RPM)
Pamela Puglianini (#)999954141

domingo, 21 de agosto de 2016

Crítica #397: EL TIEMPO Y LOS CONWAY

El tiempo les juega una mala pasada   

Del ingenioso autor británico J.B. Priestley hemos visto repetidas veces Esquina peligrosa (1932), en discretos montajes dirigidos por Oswaldo Bravo y Joaquín Vargas a lo largo de los años; así como Ha llegado un inspector (1946), acaso la pieza más popular del autor, que fuera dirigida con toda la pomposidad posible por Oswaldo Cattone y con suma discreción por Willy Gutiérrez. Justamente Gutiérrez elige una tercera obra de Priestley, que junta a la primera mencionada y Yo estuve aquí antes (1937) conforman sus “Tres piezas sobre el tiempo”, para inaugurar un nuevo espacio llamado Teatro Aforo XI en Pueblo Libre. El tiempo y los Conway (1937) es un drama de largo aliento, que juega con un necesario quiebre temporal para el desarrollo de su trama en tres actos, que pudo esta vez  llegar a escena acaso de manera más satisfactoria.

La acción se sitúa en la ciudad de Newlingham, Inglaterra en 1919, específicamente en casa de la familia Conway, en donde se celebra el cumpleaños de una de las hijas, Kay (Andrea Brissolese), quien convenientemente es aspirante a novelista, como sí lo es la Maud Mockridge de Esquina peligrosa. En este primer acto, conocemos a la acomodada familia que celebra el final de la guerra y además, sus sueños que se cumplirán en el futuro, para luego terminar con Kay sumida en un profundo sueño. En el segundo, nos encontramos en la misma habitación, pero dieciocho años más tarde, y nos enteramos que todos los miembros de los Conway han fracasado en sus vidas. Y en el último acto volvemos al inicio, exactamente donde terminó el primero, con la confusa Kay despertando y dándose cuenta acaso del irremediable destino que le espera a su familia y amigos.

Gutiérrez afirma que fue un gran riesgo elegir esta pieza en especial para llevarla a buen puerto, contando además con un joven elenco y (con contadas excepciones) poca experiencia sobre las tablas, para interpretar a diez personajes con una fuerte carga dramática y de diferentes edades. En ese sentido, algunos conflictos puntuales resultan rescatables e interesantes, gracias a los oportunos gestos y silencios que manejan los actores, como el triángulo amoroso formado entre Joan (Cynthia Bravo), Robin (Johan Escalante) y Alan (Narayana Campos); así como la infructuosa relación entre Madge (Andrea Valdivia) y el abogado Gerald (Emma García). El tiempo y los Conway, estrenada en el nuevo Teatro Aforo XI, cumple con ser un discreto homenaje a un autor tan interesante con Priestley.

Sergio Velarde
21 de agosto de 2016

jueves, 18 de agosto de 2016

Crítica: FIESTA DE PROMOCIÓN

Porque recordar es volver a vivir   

Director y autor: Gianfranco Mejía
Elenco: Carolina Álvarez, Gianfranco Mejia, Renzo Del Carpio, Fabiola Benavente, Andrea Reta, Antonio Lopez, Jimena Venturo, Jair Águila, Darío Gálvez, Wendy Rodriguez, Rod Diaz Sanchez, Roxana Chávez, Hernán Sotomayor y Brunela Cano.
Lugar: Teatro Julieta (Pasaje Porta 132, Miraflores)

Llega esta comedia refrescante y juvenil donde más de uno estará en aprietos. Esta puesta en escena busca que los espectadores se identifiquen con los personajes. Debo recalcar que es una obra teatral de peso, no solo por la gran actuación, si no por la edad que reflejan los actores. A pesar de su buen trabajo, muchos de ellos no cumplen con el prototipo juvenil que requiere la puesta en escena; pero por lo demás, te robarán más de una sonrisa con sus ocurrencias, cantarás con los soundtracks que ponen en cada escena.

Es fascinante volver a revivir esta etapa estudiantil, donde la atmósfera del último día de clases es cada vez más intensa. ¡Cómo no recordar a aquellos compañeros de clases que en todo el año se la pasaron sin hacer nada! ¡Al grupito de los más populares, a los palomillas que buscan sacar de sus casillas a los profes, a los aplicados o como diríamos nosotros: a los más lornas  del salón! Pero cuando llega la hora de decir adiós, tocan fondo, porque saben que hoy culmina una etapa de sus vidas. Se llevan con ellos los buenos deseos por parte de sus maestros y amigos, se enteran a última hora que algunos de sus compañeros ingresaron a la universidad. Además, que la otra parte no sabe qué hacer o qué estudiar.

Como si fuera poco, está la duda de la mayoría del salón: si irá a la Fiesta de Promoción, como habían quedado. También está la preocupación por parte de la chicas de cómo irán vestidas, los chicos si anotarán o no después de la fiesta de promo. También nos enteramos de las confesiones de amor de última hora, las roturas amorosas, la convivencia de los ex, las inesperadas reacciones de los más lornas del salón en la fiesta que termina en pelea. Como también las decisiones que se toman a última hora, además del gran mensaje que nos dejan.
Si aún no tienes planes este fin de semana, te invito a ver la obra “porque se dice que uno siempre vuelve a recordar los sitios en los que fue feliz”.

María Victoria Pilares
18 de agosto de 2016  

miércoles, 17 de agosto de 2016

Crítica #396: LA CASA LIMPIA

Los trapos sucios en casa   

Sarah Ruhl es una joven y prestigiosa dramaturga norteamericana, a quien conocimos en nuestro medio gracias a Plan 9: tanto El celular de un hombre muerto (2007) como En la otra habitación (o la obra del vibrador) (2010) se estrenaron exitosamente con la dirección de David Carrillo y la actuación protagónica de Vanessa Saba. Es el turno ahora de la mencionada productora para cerrar por el momento esta trilogía, esta vez con una pieza escrita con anterioridad por Ruhl: La casa limpia (2004), finalista del premio Pulitzer. Se trata de una comedia dramática que explora, en primer lugar, la disfuncional relación entre dos hermanas muy diferentes entre sí: la imperturbable doctora Lane y la nerviosa ama de casa Virginia; para luego terminar presenciando los últimos días de una enferma terminal llamada Ana, nada menos que la amante del esposo de Lane; y en medio de estas historias, la joven brasileña Matilde, una aprendiz de comediante huérfana que detesta la limpieza, pero que trabaja inexplicablemente limpiando la casa de la doctora.

El director Carrillo, especialista en comedias de este calibre, maneja con sabiduría los recursos artísticos que dispone para el presente montaje en el Teatro Larco. Si bien es cierto el primer acto demora un poco en arrancar al presentarnos la dinámica de las hermanas y lo absurdo de la presencia de Matilde como empleada doméstica, la posterior aparición de Charles (el esposo de Lane) con su amante en casa de la doctora, en el segundo acto, dispara la coartada dramática en la que Ruhl acierta con creces: el cáncer terminal que aqueja a Ana no solo le servirá a Lane para comprender el verdadero significado del perdón, sino que también Matilde terminará descubriendo su verdadero potencial como comediante. Un emotivo conflicto que funciona adecuadamente en medio de una escenografía aséptica, que privilegia los colores blancos como el marco de esta historia de risas, llanto, dolor y compasión.

Si bien Carrillo vuelve a contar con la presencia de la eficiente Vanessa Saba, interpretando a la doctora Lane, es Vania Accinelli quien asume con sobriedad y carisma el rol protagónico como la divertida Matilde; se nota el esmero con el que ha construido su personaje, demostrando su enorme versatilidad, la misma que notamos desde su debut en ¿Qué tortura? Por otra parte, Natalia Torres como Ana y Omar García como Charles, el esposo de Lane, acompañan apropiadamente; pero es Claudia Bérninzon la que sorprende con el personaje de Virginia, hilarante y conmovedora a la vez. La casa limpia entretiene con el sarcasmo de las situaciones extremas que atraviesan sus personajes, pero también conmueve con la titánica lucha que deben enfrentar los pacientes con cáncer. Sarah Ruhl es una interesante dramaturga a quien se le debe seguir la pista.

Sergio Velarde
17 de agosto de 2016

Crítica: MI NOMBRE ES 23

La aceptación del payaso   

Quizá son pocas las veces en que uno decide, por voluntad propia, cuestionar su vida: ¿Quién soy? ¿Hacia dónde estoy yendo? ¿Qué quiero de la vida? Sea como sea, estoy seguro de que no tendremos respuestas absolutas ni definitivas a esas preguntas, pero lo que sí obtendremos serán las sensaciones que nuestras propias respuestas nos dejarán: tranquilidad, alegría, preocupación… o tal vez arrepentimiento. Habiendo dicho esto, ¿se animarían a hacer la prueba?

Bueno, el pasado viernes 12 de agosto, en la Casa Paya de Barranco, alguien sí se atrevió: un payaso, y a la fuerza nos hizo a todos hacerlo con él. Este payaso llamado 23, interpretado por César García (Los Fabulatas, Casi Don Quijote) y dirigido por Paloma Reyes de Sá, hizo que sea posible encontrar en su vida de intentos (sí, de intentos, porque intentó enamorar, intentó trabajar, intentó ser alguien), una realidad que nos toca a todos, ¿o es que acaso hay alguno de nosotros que no intente ser alguien en la vida?

Es así que la gran riqueza de este unipersonal hecho por un payaso no está en la constante interacción con el público (ni los que bajaron al escenario ni el espectador que es tomado como “punto” durante toda la función), ni en los chistes, ni en la “joda”, que nos hicieron casi reventar el pecho de tanta risa. No, eso no es lo mejor porque eso es lo que todos esperamos de un payaso. Lo mejor de Mi nombre es 23 no reside en lo que este payaso nos dijo con risas sino en lo que nos dijo con lágrimas, y es que nadie espera que un payaso te enfrente a tus propias decisiones y a la reflexión sobre éstas.

Para mí, el momento clave de la obra es cuando 23 se dice a sí mismo “soy un payaso” y lo hace despectivamente, llorando, sintiendo que no tiene ni futuro ni espacio en el mundo de hoy, pero después se da cuenta de que esa es su naturaleza y no hay nada de malo ni equivocado en ella. 23 se conoce, se asume y se acepta, y sabe que si algo podrá lograr en su vida, debe de ser partiendo de su verdad: él es un payaso y ese es su camino. Esa transformación me parece valiosísima.

Cuando terminó la función no pude dejar de preguntarme cuál es el lugar de la vocación hoy en día cuando nuestras decisiones de vida están más ligadas al éxito económico. Si alguien siente que su vocación es ser payaso, ¿debajo de cuánto maquillaje de seriedad lo ocultaría para ser productivo y exitoso en otra cosa? Esta obra me hizo ver que no importa si mi nombre es 23 o Daniel o María o José. Lo que importa es encontrar nuestro camino y seguirlo.

Tuve la suerte de ver esta obra en su último día pero viene reposición, así que no se lo pierdan.

Daniel Fernández
17 de agosto de 2016

martes, 16 de agosto de 2016

Estreno: TODOS MIS MIEDOS

MIEDO ESCÉNICO   

Fiorella Rodríguez, Sergio Paris, Mayella Lloclla y Jorge Armas nos sumergirán en un torbellino de emociones en obra teatral argentina que llega al Perú dirigida por Jimena Del Sante.

Aunque la ficción nos atrapa con personajes irresistibles, giros de trama inesperados y la posibilidad de sumergirnos en fascinantes historias que por regla general nos resultan esquivas en nuestro día a día, hemos aprendido también que existe una gran dosis de verdad en aquella frase que dice: “la realidad supera la ficción”. ¿Pero qué ocurre cuando los límites entre realidad y ficción se desdibujan?,  cuando nos vemos envueltos  en medio de una crisis y de pronto la realidad empieza a imitar a nuestras emociones y  todo se confunde. Este es el punto de partida de “Todos mis miedos” impactante  obra teatral que bajo la dirección de Jimena Del Sante reúne a un excelente elenco, y que será puesta en escena, por sólo 19 funciones,  desde el 1 al 25 de setiembre en el ICPNA de Miraflores.

La obra nos presenta a Bruno, quien a sus 45 años es un escritor en crisis, producto de un divorcio complicado, el romance con una alumna y la escritura de su nueva novela. Para él la realidad se ha convertido en una pesadilla donde todo se confunde: Lo real con la ficción, lo cotidiano con lo teatral. En este espacio crudo los personajes circulan sin saber bien qué hacer con lo que les pasa. Están perdidos en  un torbellino de emociones, lo que nos llevará como espectadores a preguntarnos si efectivamente lo que acontece es real o el peor de los sueños posibles.

Escrita por Nahuel Cano junto a Esteban Bieda, la obra fue ganadora de la Bienal Arte Joven Buenos Aires 2013. 

La temporada correrá del 1ro al  25 de setiembre, sólo 19 funciones, de jueves a lunes a las 8:00pm en el auditorio del ICPNA de Miraflores (Av. Angamos Oeste 120). “Todos mis miedos” llega a nuestro país en lo que se presenta como una oportunidad que no se puede pasar por alto. Las entradas se venderán en Teleticket y en la boletería del teatro. 

Temporada: MI NOMBRE ES 23

Nuevas fechas del unipersonal   

“Mi Nombre es 23”, el unipersonal del actor Cesar García contará con 3 nuevas fechas (sábado 27, domingo 28 de agosto y vienes 02 de setiembre). Este espectáculo se llevará a cabo bajo la  dirección de Paloma Reyes de Sá y se realizará en la Paya Casa – Barranco.
El unipersonal habla sobre la curiosa vida del personaje “23”, un payaso de barrio que vive solo en su pequeño cuarto y nos invita a conocer sobre sus experiencias en divertidos fracasos que se involucra día a día después de una desilusión amorosa y en su búsqueda de algún trabajo que lo haga sentir completo y vencedor.

“Mi Nombre es 23” es un espectáculo de clown para adultos, un trabajo desarrollado a partir de números diversos que crean una línea dramática contemporánea, donde cada momento es contado a partir del absurdo y el humor, rompiendo con el paradigma de que un payaso solo puede ser tierno y adorable.

“23” es un payaso transgresor que  nos lleva a reírnos de su sexualidad, el abandono, el amor, la ira, la hipocresía y de sus dificultades para salir adelante en la vida. “Mi nombre es 23”, dentro de su universo, lleno de verdades humanas, le quita las máscaras a este payaso, que es nada más, que el mismo, en exceso de juego.

Gestus invita a todo el público a que conozcan su casa, sus pensamientos, su trabajo corporal, sus verdades y mentiras y que de la mano con este payaso atrevido, seas parte de su historia.

Fechas: 27, 28 de agosto y 02 de setiembre.
Sábados: 8pm y Domingo: 7pm Viernes: 8pm
Lugar: Paya Casa (Av. Bolognesi 920 – Barranco)

Entradas: Teleticket y en lapayacasa@gmail.com

Edad mínima: 14 años

lunes, 15 de agosto de 2016

Evento: TALLER VOZ Y PRESENCIA

CON REBECA RALLI DE YUYACHKANI   

Inscripciones abiertas
Inicio: martes 6 de setiembre

Rebeca Ralli, actriz e integrante del Grupo Yuyachkani, abre la convocatoria para su “Taller Voz y Presencia” dirigido al público general con o sin experiencia previa. El taller se dictará todos los martes y jueves de 7:00 a 10:00 pm. desde el martes 6 de setiembre en la Casa Yuyachkani en Magdalena.

El “Taller Voz y Presencia” propone maneras de comunicar mejor tus ideas tanto en el ámbito profesional como en el personal, permitiéndote así  conocer y manejar tu comunicación no verbal, desarrollar una presencia escénica, saber relajar tu cuerpo para evitar que las tensiones interfieran con lo que quieres decir, entre otras cosas.

De este modo, se propondrán pautas de trabajo  sobre  la voz, su conexión indesligable con el cuerpo y la persona. Por esto, se trabajará en forma colectiva e individual, a través de ejercicios  y técnicas teatrales sobre los siguientes temas: La respiración, articulación, vocalización, dirección de la voz, fonación, aproximación al acto del habla y del canto, memoria vocal y corporal, la voz y el cuerpo en el espacio, la melodía de la palabra, auto-observación, la improvisación y la  exposición del discurso.

Rebeca Ralli Mejía. Actriz, pedagoga y miembro fundador del  Grupo Cultural Yuyachkani.  Ha seguido estudios de Sicología en la Universidad Femenina del Sagrado Corazón, es Bachiller en Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, se inició en el Tai-Chi hace 25 años y se ha formado con maestros como Richard Amstrong del Roy Hart Theatre de Francia y la Maestra de voz Margarita Ponce (Perú).

“TALLER VOZ Y PRESENCIA” con Rebeca Ralli
Inicio: martes 6 de setiembre al jueves 6 de octubre
Horario de clases: martes y jueves de 7:00 a 10:00 pm.
Lugar: Casa Yuyachkani (Calle Tacna, 363, Magdalena del Mar)
Requisito: Ser mayor de 16 años, con o sin experiencia previa.

Informes e inscripciones: talleresrebecaralli@gmail.com / 999954141
CUPOS LIMITADOS