miércoles, 23 de febrero de 2011

Crítica: EL MISTERIOSO ASESINATO DE YOU PAYASO

Investigación del absurdo

Cristian Lévano logra con su nueva comedia El misterioso asesinato de You Payaso, estrenada en el Auditorio del CAFAE de San Isidro, alcanzar algunos notorios signos de madurez teatral, luego de llevar a escena tres interesantes y muy particulares montajes. Con claras influencias del teatro del absurdo, de Ionesco y de Beckett, este joven autor y director nos cuenta la historia de tres esperpénticos payasos: la intimidante Payuya (Yasmin Londoño), el díscolo Piyoyo (César Golac) y el veterano Poyuyu (Alfredo Lévano, padre del director), quienes intentarán resolver el misterioso asesinato del colega que da título al montaje. Pero la resolución del entuerto es lo de menos, ya que lo valioso de la puesta en escena es la comiquísima investigación que inician estos tres personajes, representando a todos los sospechosos del crimen, entre los que figuran ellos mismos.

Muchas de las características del universo propuesto por Lévano a lo largo de su corta pero valiosa producción dramática están presentes en la obra: el contrapunto de los payasos jóvenes hacen recordar a la dupla Alguien – Otro en ¿Qué hiciste Diego Díaz? (2007); la presencia virtual o la ausencia física del personaje central, como en Dana (2008); el juego teatral, en el que los mismos personajes dentro de la obra sacan otros del sombrero como en Francisco (2010). En El misterioso… se advierte una consolidación del laboratorio teatral por parte del director, en el que los actores atraviesan por un proceso que enriquece la puesta en escena, guiados con mano segura para aprovechar las virtudes de cada intérprete.

Las actuaciones nuevamente destacan por su fluidez y solvencia, especialmente el hilarante Lévano, todas apoyadas por una austera producción (bastidores, elementos escénicos), pero coherente con el montaje, que busca ser urbano y adefesiero a la vez. Sorprende el escaso maquillaje utilizado en los payasos (en Francisco se utilizó por toneladas). Los personajes que interpretan los payasos están muy bien definidos, pero el abuelo vende rifas y la madre novelera necesitan cierto ajuste en caracterización y dicción, respectivamente. El empleo del proyector multimedia (con algunas fallas ortográficas en los textos) concluye convenientemente el montaje. El misterioso… confirma a Cristian Lévano como un interesante autor director, a quien debemos prestar atención en el futuro.

Sergio Velarde
23 de febrero de 2011